¿Que buscas Aqui?

3/06/2008

¿Y si....?



¿Y si la vida fuese Shojo?

Después de leer muchos mangas y ver algunos animes y doramas, te planteas cosas como ¿Si me dijeran que puedo encargar un novio a medida (Zettai Kareshi), como seria? o mejor aun ¿me avergonzaría de haber hecho algo así? ¿Que haría si un chico accediera a ser mi mascota (Kimi Wa Petto) y viera en mi casa? ¿Y si mis padres se vuelven a casar y me encuentro con un hermanastro (Marmalade Boy)? Y la mejor de todas... ¿Y si haciendo magia negra me aparece el diablo y me quiere desvirgar (Virgin Crisis)? ..... O__O dios debería haberme mantenido virgen para el *o* y no podré hacer ritos satánico y esperara a que llegue con la frase de "Tu... eres virgen ¿verdad?" bueno.... se podría intentar *o*


Pero sigo con mi paranoia que me estoy desviando ^^U

A lo que me refería es que, en realidad creo que es eso lo que nos impulsa a leer Shojo (o eso creo), el hecho de que como habéis notado los casos que he expuesto son del todo irrisorios por su falta de realismo, y eso es precisamente lo que queremos, buscamos algo original, algo que conscientemente sabes que nunca podría pasar, pero que por un momento mientras lo estas leyendo piensas ¿Y si pasara? y te metes tanto en la historia que te ves a ti misma viviendo algo similar.

Para que nos entendamos, para mi el shojo es como fumarse un porro, mientras te dura el efecto estas en una especie de mundo/burbuja en el que todo es bonito y te parece genial, pero claro al igual que el porro cuando se pasan los efectos trae un bajón, que es la de "¿A mi por que no me pasan cosas así?".

Bueno al menos esta es mi teoría, basada en mi experiencia personal ^^U

Y esto es todo por hoy (mientras paso por una época emo/shojo).




Os dejo con una imgen del ultimo Dorama que he visto Kimi Wa Petto




Después de un terrible día en el trabajo y una ruptura con su pareja, Iwaya Sumire (Koyuki) vuelve a casa triste, deprimida, y sobre todo, sola. Sin embargo, en la puerta de su apartamento encuentra a un joven en una caja de cartón. Al darle tanta lástima le lleva a su casa y le cuida hasta que su salud mejora. A medida que el joven (Matsumoto Jun) se va recuperando, le empieza a gustar ese lugar y decide no abandonarla. De hecho, hasta asegura que hará cualquier cosa que ella quiera si deja que se quede. Sumire observa la foto del Golden Retriever que tenía cuando era pequeña y bromeando le dice: "Puedes quedarte si te conviertes en mi mascota." Para su sorpresa, acepta y ella decide llamarle "Momo". Está basado en el manga de igual nombre de Yayoi Ogawa

Publicar un comentario